La historia de Albert Riera, ¡de Mollerussa a Nueva Zelanda!

¡Viva la Rieralución!

Hoy os presentamos la entrevista que Noa Veiga, fundadora de Fainders New Zealand le hizo a Albert Riera, jugador profesional del Auckland City, sobre su aventura en Nueva Zelanda.

¡No te la pierdas! Seguro que encuentras muchas cosas en común con Albert, tanto si ya has hecho el viaje, como si aún te lo estás pensando… 😉

Auckland's Albert Riera in action. Stirling Sports Premiership, Round 8, Auckland City FC v Waitakere United, Kiwitea Street Auckland, Sunday 16th October 2016. Copyright Photo: Shane Wenzlick

Auckland’s Albert Riera in action. Stirling Sports Premiership, Round 8, Auckland City FC v Waitakere United, Kiwitea Street Auckland, Sunday 16th October 2016. Copyright Photo: Shane Wenzlick

Para los que no lo conozcáis, Albert (que nació el 28 de diciembre de 1983 en Barcelona), es un futbolista español que juega como mediocampista en el Auckland City de la Stirling Sports Premiership neozelandes y ¡forma parte de nuestra familia Fainders! 🙂

Además de eso, su pareja, Alicia, ¡es la Embajadora de Fainders en Auckland! ¡Así que todo queda en familia! 😉

Alicia y Albert

Alicia y Albert

♥ ¡Y ahí va la entrevista mas esperada! ♥

Noa: Primero de todo, ¡gracias por tu tiempo Albert! ¡Eres un sol! ☺ Ya sabes como es el estilo de Fainders… ¡TRANSPARENTE y HUMANO! Así que no te haré las típicas preguntas… jeje ;).

Esta información tocará el corazón de otras personas, gente que está en diferentes procesos de cambio. No queremos transmitir que lo que deben hacer es venir a Nueva Zelanda. Lo que queremos es enseñarles nuestras experiencias, nuestras emociones, por qué lo hemos hecho, como nos sentíamos antes, durante y después. 

Vamos, que lo que  queremos es dar a conocer nuestra historia de la manera más auténtica. ☺

Albert: (Sonrisa)

Noa: Yeah, ¡pues al grano! Cuéntanos un poquito sobre quien eras antes de salir de España…

Albert: Antes de venir a este país llevaba trabajando 5 años como técnico de transporte sanitario en emergencias médicas en un pequeño pueblo cerca de Lleida, Mollerussa. Compaginaba mi trabajo con el futbol, entrenaba prácticamente a diario. A pesar de disfrutar mucho del trabajo que ejercía y la excelente relación con mis compañeros, siempre me acompañaba una inquietud por viajar. Siempre he tenido una especie de obsesión por descubrir tierras lejanas y conocer otras culturas. De jovencito tal era esa obsesión  que podía llegar a ver por décima vez una película de Indiana Jones y fascinarme como si fuera la primera vez que la veía, o llegar a comprarme guías de viaje de cualquier país y devorarlas en alguna cafetería de Lleida como si de una novela se tratara. 

Noa: ¿Cuales eran tus miedos cuando decidiste venir a Nueva Zelanda? ¿Y tus ilusiones? ¿Qué buscabas en esta aventura? 

Albert: Siempre que tenia vacaciones aprovechaba para viajar. En uno de esos viajes, en alguna remota parte de Vietnam junto con un buen amigo, conocimos unos chicos Argentinos que no paraban de hablar maravillas de los seis meses que habían vivido en Nueva Zelanda. Por aquel entonces de Nueva Zelanda solo conocía los All Blacks y que era la tierra de los Kiwis. Pero tanto a mi amigo como a mi, se empezó a remover una especie de “ nostalgia de lo no vivido”, teníamos ganas de dejar de ser turistas en vacaciones, y empezar a viajar de verdad.

Al regresar a España empezamos los trámites en nuestros respectivos trabajos para conseguir un año de excedencia y poder irnos a Australia. Descubrimos que no existía ningún visado que nos facilitaría la estancia por mas de tres meses allí. De la decepción pasamos a la alegría cuando por casualidad vimos en internet, que por primera vez en España, se abrían 200 plazas para conseguir la Working Holiday Visa para Nueva Zelanda, una visa que se adecuaba perfectamente a nuestras necesidades. Tal era nuestro entusiasmo que conseguimos convencer a otro amigo para que se uniese a nuestra aventura, convirtiéndose así en el tercer complice de esa expedición a las antípodas que se iniciaría en enero del 2011.

Personalmente no me producía ningún miedo el hecho de pasar un año en un país desconocido, sin hablar inglés y teniendo claro que mi ahorros sólo daban por un par de meses. Sabía que iba a ser una experiencia inolvidable, ademas con la suerte de poder compartirlo con dos de mis mejores amigos, y que la ambulancia me estaría esperando una vez concluida la aventura. Era una apuesta ganadora

Noa: Personas importantes que te apoyaron y que quisieras agradecer sus consejos y apoyo. Quizás nos quieras contar cómo fue ese apoyo…

Albert: Uno de los objetivos de ir a Nueva Zelanda era desconectar de mi día a día en España, desconectar del trabajo y del fútbol. Hacia años que me levantaba antes de las siete de la mañana, hacia turnos de 10 horas en la ambulancia y al terminar me iba directamente a entrenar durante dos horas llegando a las 12 de la noche a casa… tenía claro que quería un cambio de aires. Nada de emergencias médicas y nada de fútbol. 😉

Pero aquí es dónde entra mi padre, que sin saberlo cambiaría todo el transcurso de mi viaje… El insistía mucho en que probara a jugar en algún equipo de Nueva Zelanda. Decía que sería una buena manera de conocer gente y aprender inglés. Mi respuesta era siempre la misma, ¡ni en broma me iba a la otra punta de mundo a hacer lo mismo que hacia en Cataluña!

Pero el seguía insistiendo de tal manera, que me vi  obligado a enviar un correo electrónico (que mi padre consiguió no se como), a un tal Ramon Tribulietx entrenador de un equipo de fútbol de Auckland y casualmente también catalán, explicando que en breve estaría por Nueva Zelanda y si necesitaba algún jugador. Conseguí mi objetivo, que mi padre no insistiera más.  

SYDNEY, AUSTRALIA - AUGUST 10: The A-League All Stars team line up before the match between the A-League All Stars and Juventus at ANZ Stadium on August 10, 2014 in Sydney, Australia. (Photo by Mark Metcalfe/Getty Images)

SYDNEY, AUSTRALIA – AUGUST 10: The A-League All Stars team line up before the match between the A-League All Stars and Juventus at ANZ Stadium on August 10, 2014 in Sydney, Australia. (Photo by Mark Metcalfe/Getty Images)

Noa: ¿Te encontraste con muchas personas que no te apoyaron? ¿Qué les dirías ahora?

Albert: Desde el primer día que decidí ir a Nueva Zelanda, mucha gente me dijo que era una locura. Yo siempre pensé que la locura era hacer lo mismo por el resto de mi vida. 

El precio que tenemos que pagar los que vivimos en otro país, es el de estar lejos de nuestras familias y amigos. Es un sentimiento que sólo los que no podemos disfrutar a diario de nuestros seres queridos a causa de la distancia, entendemos, especialmente cuando hablamos de un país como Nueva Zelanda, que no esta a la vuelta de la esquina. He tenido la gran fortuna de tener una familia que nunca me han recriminado ni esta ni ninguna decision que he podido tomar. Esto me ha dado una gran libertad en decidir, incluso cuando a priori la decisión no parecía la más lógica.

Soy consciente que para unos padres el hecho de tener los hijos tan lejos no siempre es fácil de llevar. No hace mucho los míos tuvieron la oportunidad de viajar por Nueva Zelanda y se quedaron prendados de este maravilloso país, entendieron un poco más el por qué llevo 6 años viviendo aquí. 🙂

Noa: Hablemos sobre New Zealand,

Noa: Si te digo Working Holiday Visa tú dices…

Albert: Permiso para soñar.

Noa: Si te digo Te Puke tú dices…

Albert: Una parte de Nueva Zelanda que quizás no sea la mas glamurosa o que se mencione en las guías de viajes, pero no por eso menos importante . En Te puke aprendí  a ser inmigrante y ha soñar con cajas llenas de kiwis. A trabajar codo con codo con indios, sudamericanos, chinos, maoris, samoanos, checos etc…  

Te Puke Albert Riera

Noa: Si te digo Fútbol tú dices…

Albert: La trama de mi vida. Mi excusa y mi frustración. Excusa para seguir viviendo en este país, y frustración porque sólo mis amigos saben la cantidad de veces que me he planteado a lo largo de mi vida dejar el fútbol cuando las cosas no iban de la manera deseada.

Tengo que admitir que el futbol es mi AVENTURA dentro de la aventura. Gracias a ello he podido jugar y visitar  países remotos como Islas Salomon, Papua Nueva Guinea, Vanuatu, Nueva Caledonia, Tahiti, Fiji, y experimentar con que pasión viven el futbol y conocer sus fascinantes gentes. Gracias este deporte he tenido la oportunidad de jugar tres mundiales de clubes en Japón, visitar Australia infinidad de veces y conseguir la Residencia Nueva Zelandesa. 

Albert Riera en Nueva Zelanda

Noa: Si te digo Fainders tu dices…

Albert: Creadores de buena suerte. Ojalá hubiera existido Fainders cuando yo vine por primera vez a Nueva Zelanda.

Noa: Si te digo kiwi tu dices…

Albert: Amabilidad natural y hospitalidad infinita.

Noa: Si te digo cambio tu dices…

Albert: Algo inevitable. Para unos una condena y para otros una bendición. Cuando luchamos para evitar el cambio, este se convierte en nuestro principal enemigo, cuando lo aceptamos e invitamos es nuestro mejor aliado. Para algunos el fin de algo, para otros el inicio de nuevas oportunidades.

Albert Riera Nueva Zelanda

Noa: Cuéntanos alguna historia digna de contar a tus nietos que te haya acontecido en Nueva Zelanda.

Albert: Llevo seis años en Nueva Zelanda. En el transcurso de todo este tiempo he vivido una gran diversidad de situaciones y experiencias. He viajado por todo el país con una furgoneta destartalada, me he quedado sin dinero, me he mudado infinidad de veces, he trabajado haciendo cajas para los Kiwis en jornadas de noche, he vivido en una comunidad hippie haciendo de jardinero, limpiando lavabos, haciendo bancos de madera, cortando lena, de constructor, de pintor, de camarero,… pero sobretodo he jugado a futbol, he jugado mucho a futbol y lo sigo haciendo.

Tuve la oportunidad de jugar 3 temporadas en el único equipo profesional de Nueva Zelanda que juega en la liga Australiana.

Los aficionados del equipo al descubrir la simpática historia del viajero que se convirtió en futbolista, diseñaron una camiseta con mi cara donde se leía VIVA LA RIERALUTION. Era gracioso ir por las calles de Wellington y cruzarme con gente que llevaba mi cara en su camiseta.

También tuve la oportunidad de jugar un partido delante de 65.000 personas con un seleccionado de los mejores jugadores de la liga contra la Juventus de Turin, uno de los mejores equipos de Europa. En este mismo partido tuve la gran suerte de poder jugar contra uno de mis ídolos de juventud, Andrea Pirlo, quien muy amablemente acepto intercambiar nuestras camisetas. La suya la guardo como oro en pano! Me pregunto si el guarda la mía con el mismo furor… . Hoy en día sigo jugando a futbol y el seleccionador nacional me ha mostrado su interés para que juegue con los All Whites, equipo nacional de Nueva Zelanda para poder participar en la Confederations Cup en Russia el ano 2017. Conseguir la nacionalidad neozelandesa y jugar con la selección de este país seria la mejor anécdota que podría explicar a mis nietos.

Auckland City, campeón de Oceanía

Auckland City, campeón de Oceanía

Noa: ¿Quién es Alicia? 😉

Albert: Es mi compañera y sobretodo una persona que admiro muchísimo. Soy muy afortunado de poder compartir con Alicia nuestro día a día, poder ver como crece como persona y que yo pueda hacerlo a su lado. Alicia disfruta aportando su granito de arena como Embajadora de Fainders, ayudando a aquellos que deciden iniciar un viaje por estas tierras. Le gusta que la gente se sienta igual de bienvenida como nos han hecho sentir a nosotros cuando llegamos. 

Alicia Porrás

Noa: Hablemos sobre el Futuro… ¿Cómo te ves de aquí a 5 años? ¿Jugando al futbol?

Albert: No me veo jugando al fútbol, aunque seguramente estaré relacionado con él de algún modo o otro. Por otro lado, no hay día que no me levante pensando en diferentes proyectos, no lo puedo evitar, soy un soñador irremediable. Algunos de ellos ya empiezan a tomar forma, pero de momento lo mantendré en secreto… jejeje.

Noa: Una manera de despedirte de esta entrevista…

Albert: Decir sólo que a mi un día también me dijeron que estaba loco, que era una mala idea, que no iba a funcionar, pero creo que el optimismo es una obligación moral, y a todos aquellos que viven con la queja y desde el pesimismo por favor, a los otros dejadnos en paz.

 

Noa: ¡Sigo pensando que eres un sol Albert! ¡Sigue brillando! ¡Muchas gracias por tu tiempo!

 

¿Y tú? ¿Te vienes a Nueva Zelanda a vivir tu propia experiencia? 😉 ¡Escríbenos a info@fainders.com y te ayudamos!

¿Quieres seguir motivándote? Aquí te dejamos la entrevista que le hizo Lorena de LadyDreamer a Noa Veiga sobre “Tus mayores miedos son tus mayores deseos” >>> https://www.youtube.com/watch?v=o1Djm-jRdXY

 

Fainders, ¡la Comunidad dónde todos compartimos!

 

Recommended Posts

Leave a Comment